Valora este artículo
(0 votos)

Protege FGE a dueño de perro que atacó a menor

*Le arrancó parte del codo

Orizaba, Ver.- Indiferente se ha mostrado la Fiscalía General del Estado para citar a Javier Hernández López, dueño de un perro Pitbull que atacó a mordidas a un menor de siete años, quien sufrió un desprendimiento de piel a la altura del codo y brazo.

Los hechos ocurrieron el pasado 26 de septiembre, cuando el menor jugaba con un amiguito en el Andador 18 número 35 de la Unidad Habitacional El Trébol cuando fue atacado por el perro, que permanecía suelto en el número 41. Este al ver al pequeño sacó su cabeza por la malla que no está bien sellada y lo atacó, ocasionándole una herida muy grande.

La mordedura dejó una herida de siete por siete centímetros en el brazo derecho; aunque han intentado dialogar con el propietario identificado como Javier Hernández López, éste se ha deslindado.

La madre del menor Bárbara Alcántara Jácome, solicitó a la Fiscalía y a las autoridades municipales actuar en contra del propietario del can, pues no es la primera vez que se escapa y ocasiona graves daños a terceras personas.

Hasta la fecha la familia ha erogado más de 40 mil pesos en una intervención quirúrgica y curaciones.

“Me localizaron y fui al hospital para firmar los documentos de que iban a intervenir a mi hijo y nos dijeron que la operación iba a salir en más de 20 mil, por eso mi suegra se regresó para hablar con el dueño del perro y se hiciera cargo”.

Mencionó que el dueño del can únicamente les ofreció tres mil pesos, además de que se deslindó de lo sucedido.

“Se le dijo que apoyara con lo que era lo de la operación, que pagara y nosotros nos hacíamos cargo de lo demás, si había que hacer alguna otra operación o curaciones y él dijo que sí, que iba a conseguir algún dinero. En la noche fue y sólo llevaba tres mil y la operación fue de 25 mil, nos dijo que él ya no podía conseguir más y no se hacía responsable de lo que le pasara al niño, y que no había sido culpa del perro  porque el animal estaba en su casa”.

Debido a que no han logrado que se haga cargo, la familia se vio en la necesidad de denunciarlo penalmente, pero la Fiscalía no ha hecho nada.

Pese a esa dilación, se confía en que las autoridades municipales y de la Fiscalía Regional de Justicia obligarán a que el dueño del perro pague los daños ocasionados al menor, quien además enfrenta un trauma psicológico pues el ataque ha cambiado sus emociones, está retraído, no habla, ya no sonríe.

“Desde el ataque no ha asistido a clases, le están mandando tareas pero ha cambiado bastante con este ataque, también ha tenido algún tipo de daños psicológicos y en sus emociones, me dijeron que sí necesita apoyo psicológico porque ha adoptado actitudes que no tenía antes, se aísla, se achica, no se quiere tomar la medicina, no era así, porque cada vez que se enfermaba, él se tomaba todo y ahorita ya está chocado del antibiótico”.

Visto 69 veces